Seguimos con la serie de casos prácticos en los que se analizamos ejemplos de riesgos laborales en situaciones de concurrencia de empresas en un mismo centro de trabajo. En el caso que nos ocupa hoy, exponemos un accidente laboral ocurrido por falta de información de los riesgos en el centro de trabajo:

  • SENTENCIA COMENTADA

Sentencia nº 42/2015 de 17/02/2015 del Tribunal Superior de Justicia de Baleares

  • SUPUESTO DE HECHO

En la sentencia estudiada se establece una relación de coordinación de actividades empresariales entre tres empresas:

  1. Autoridad Portuaria de Baleares como empresa titular del centro de trabajo
  2. Empresa 1: desarrolla su trabajo habitual en el puerto realizando funciones de control de acceso a la zona de pre embarque de vehículos, incluyendo apertura y cierre de puertas. Es la empresa que ha contratado al trabajador accidentado.
  3. Empresa constructora: se encarga de realizar obras de reparación.

El trabajador sufre un accidente al manipular la puerta de entrada de vehículos, la cual se salió de su rail situado en el suelo sobre el que se desplazaba, cayendo sobre la cadera del trabajador accidentado. Como consecuencia del accidente, fue declarada una incapacidad total para su profesión habitual.

Días antes de este accidente, y debido a otro accidente con un camión, la puerta de acceso de la terminal había perdido el anclaje que hace tope cuando esta llega al final de su recorrido e impide que se caiga. Por ese motivo, la Autoridad Portuaria de Baleares decidió ampliar la puerta. Para ello contrató a la empresa constructora, que se encargó de retirar completamente el puntal de cierre dañado (fin de carrera de la puerta) y colocó uno nuevo en el lugar que le fue marcado para ampliar el recorrido de la puerta.

Además, instaló el correspondiente suplemento de rail en el suelo, fijando después el puntal de cierre y arreglando el adoquinado de las proximidades, de tal forma que el puntal de cierre fue desplazado más de medio metro de su ubicación anterior.

De esta forma, se elimina el fin de carrera dañado y se amplía el rail; por lo que la puerta, a falta de su adaptación definitiva, podía salirse de su rail y caer.

Desde el accidente del camión, la puerta se continuó utilizando con normalidad sin haberse señalizado el peligro y sin avisar a los usuarios y trabajadores. Tampoco se dio cuenta al encargado de prevención del puerto.

  • RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESAS EN COORDINACIÓN

Ante estos hechos vemos que el accidente de un camión que daña el fin de carrera de la puerta, ocasiona el riesgo de que esta se viniera abajo.

Este riesgo debería haberse gestionado por la empresa titular del centro de trabajo, en este caso la Autoridad Portuaria de Baleares, que debió identificar el riesgo, comunicarlo a las empresas afectadas e informar y dar instrucciones sobre la forma de actuar, mientras se ponían en marcha las medidas correctoras pertinentes.

La sentencia declara responsabilidad solidaria de la empresa constructora y de la Autoridad Portuaria de Baleares del recargo de prestaciones del 30% de las prestaciones de la seguridad social a favor del trabajador accidentado. Asimismo, considera que la empresa 1, empleadora del trabajador, no tiene responsabilidad.

La argumentación dada para la determinación de la responsabilidad de las diferentes partes es la siguiente:

  • Empresa constructora: por no haber adoptado las medidas de seguridad suficientes para evitar la caída de la puerta, ya que son su actuación había generado un riesgo al haberse manipulado el tope de sujeción.
  • Autoridad Portuaria de Baleares: por incumplimiento de su deber de vigilancia cuando concurren actividades empresariales simultáneas o sucesivas, pues no se puede desentender la empresa principal de estas actividades desarrolladas en el recinto de su empresa y recae sobre ella un deber de coordinación. Asimismo, incumple la Autoridad Portuaria el deber de información que debe ser coordinado por esta y que debe tener como punto de partida, no sólo situaciones genéricas en materia de coordinación, sino también aquellas específicas en caso de generación de nuevo riesgo.
  • La empresa 1, empleadora del trabajador accidentado, no tiene responsabilidad en el accidente; pues la sentencia considera que para que hubiere existido responsabilidad es necesario que se le hubiese facilitado información previa que no se le ha facilitado – ni a la empresa, ni al trabajador – y, por tanto, carece de responsabilidad por desconocer el riesgo existente. Para que pueda producirse este tipo de responsabilidad es necesario que la empresa hubiera sido informada y conociera el riesgo
  • COMENTARIOS

Esta sentencia tiene interés puesto que no determina la responsabilidad de la empresa empleadora del trabajador accidentado y establece que en el caso de coordinación de actividades empresariales serán responsables aquellas empresas en coordinación que incumplan con sus obligaciones y que, de este incumplimiento, se derive un riesgo para los trabajadores y sea causa del accidente.

Asimismo, pone de manifiesto la importancia de la comunicación e información sobre las situaciones de riesgo y medidas preventivas a adoptar entre las empresas en coordinación.

La identificación y comunicación de las situaciones de riesgo deben competer a toda la organización: cuando existe una situación de riesgo debe comunicarse al responsable de su gestión, para que sea identificada, se informe de ella y se adopten las medidas necesarias para su eliminación.

Deja un comentario