Obra de construcción en puesta de sol

No es la única pero los sindicatos, actores directos en el análisis PRL, apuntan a la subcontratación como una de las causas directas de la siniestralidad laboral.

La subcontratación de actividades es una actividad común y normalizada, más habitual incluso en determinadas tareas (limpieza, mantenimiento, logística…)

La subcontratación es una práctica lícita y rentable. No en vano su proliferación ha sido tanta que ésta está normalizada en el mundo laboral. Es el método para externalizar la totalidad o parte de la producción. O la realización de determinadas tareas en un centro de trabajo.

Aunque no siempre sea así, la subcontratación conlleva un grado elevado de especialización de contratistas y/o subcontratistas, con trabajadores cualificados y con medios técnicos modernos.

Los sindicatos e informes sobre siniestralidad parecen coincidir de forma unánime que el problema surge cuando se produce un exceso de uso de la subcontratación y las empresas o trabajadores subcontratados no reúnen todas las condiciones de especialización ni de capacitación PRL y no disponen de medios adecuados.

 

 

A tenor de los últimos acontecimientos en materia de siniestralidad. Como el sucedido en Corella el pasado viernes y que se saldó con el fallecimiento de dos trabajadores. Los sindicatos reiteran las causas que inciden en la siniestralidad laboral. “La antigüedad en el puesto de trabajo, la temporalidad, la precariedad (entre los accidentes laborales destacan los jóvenes menores de 24 años con contratos temporales que alcanzan el doble de los índices, que los indefinidos), la subcontratación, la falta de formación y la ausencia de prevención de riesgos laborales en la pequeña y muy pequeña empresa española”.

Informe Durán.

Este análisis coincide con el recogido en el afamado Informe Durán. El informe fue encargado por la presidencia de José María Aznar. Y es usado como referencia en multitud de análisis sobre siniestralidad laboral.

Además de las causas mencionadas, relacionadas con el mercado de trabajo existen las conocidas como locales que a su vez estarían influidas por las primeras. Queda claro pues que: “Las políticas de ámbito nacional sobre gestión del mercado de trabajo (contratación, despido, etc.) y la organización del sistema productivo (subcontratación, etc.) influyen de manera sustancial..

Soluciones

Las tareas y responsabilidades preventivas han de ser compartidas  por todos los actores que toman parte en la concurrencia de empresas en un mismo centro de trabajo. Empresas principales, titulares del centro, contratistas y subcontratistas, trabajadores, servicios de prevención…

Lejos quedan de los actores mencionados arriba soluciones a las causas derivadas de las políticas de ámbito nacional sobre gestión del mercado de trabajo o con la organización del sistema productivo. Pero hay soluciones más a  mano.

 

construcción con casco en primer plano

 

Coordinación de actividades empresariales

Puesto que desde las áreas de prevención no podemos influir en los factores macroeconómicos que suscitan  políticas laborales se hace imprescindible la adopción de medidas sobre el terreno, sobre los centros de trabajo. Y en este sentido, hoy por hoy, la herramienta más efectiva es la coordinación de actividades empresariales.

Obviamente la CAE deberá hacerse con garantías. Con aquel sistema que influya , por su eficacia, directamente en la reducción de la siniestralidad. Es decir un sistema CAE eficaz y sencillo. En el que prime la prevención sobre la burocratización, es decir eficacia CAE redundante en eficacia preventiva.

Sistemas CAE como el de referencia del grupo e-coordina consigue controlar los riesgos. Gracias a un sistema diseñado por profesionales, para profesionales y en continua evolución; adaptándose a las circunstancias laborales en cada caso y a su continua evolución. Esto otorga a las empresas y responsables PRL un mayor control preventivo. Y por tanto un mayor control sobre la siniestralidad.

Deja un comentario