Txema Franco LAntegui

Txema Franco Barroso. Es Licenciado en Derecho (UD), Máster en Gestión y Desarrollo de Recursos Humanos (EHU/UPV). Máster en Dirección de Empresas-MBA (UD). Actualmente, es Presidente de EHLABE (Inclusión Sociolaboral Euskadi). Es Vocal del Consejo de la Discapacidad de la Diputación Foral de Bizkaia, y miembro del Consejo Ejecutivo de Innobasque, Agencia Vasca de la Innovación.

Logotipo de Lantegui Batuak

Lantegi Batuak es una organización no lucrativa que genera oportunidades laborales adaptadas a las personas con discapacidad, preferentemente intelectual y de Bizkaia. Con el fin de lograr su máximo desarrollo y calidad de vida.  Es la iniciativa empresarial de mayor dimensión en el ámbito de la discapacidad en Bizkaia. En la actualidad, generan oportunidades laborales para más de 2.500 personas con discapacidad intelectual, física, sensorial y trastorno mental. Lo hacen a a través de actividades industriales y servicios en sus 21 centros de trabajo.

¿Qué es un código ético?

En Lantegi Batuak, es un conjunto de normas que protegen a las personas. Y que nos orientan en la manera de comportarnos como profesionales.

¿Por qué un código ético en las empresas u organizaciones?

Para desarrollar y llevar a cabo la misión en base unos valores compartidos, es necesario explicitar en un código ético cuales son las normas de comportamiento, para que todas las personas de la organización las conozcan y se comporten de esa manera en su trabajo. Al mismo tiempo, el desarrollo de nuestro código ético refleja un claro avance y sensibilización hacia la cultura de cumplimiento, lo que supone una muestra más del compromiso de nuestra organización con la ética y la integridad.

¿A quién está dirigido, quienes deben cumplir los códigos éticos?

Afecta a todas las personas que forman parte de Lantegi Batuak, en sentido amplio. A las personas profesionales que trabajan en la organización, a las que la dirigen, a quienes están en los órganos de representación o incluso a personas que trabajan en los diferentes grupos de interés con los que se relacionan, como clientes o proveedores.

Aunque nos afecta a todas las personas, también hay que tener en cuenta que a las que tenemos especiales responsabilidades de gestión., ejercemos un papel especialmente relevante como ejemplo de referencia por lo que nos toca más de cerca su cumplimiento y el velar por su desarrollo en toda la organización por parte de todas las personas.

¿A grandes rasgos, cómo funciona un código ético?

El código está formado por un conjunto de orientaciones y normas de conducta. Éstas se tendrán que cumplir y denunciar si no se cumplen. Pues nos van a ayudar a trabajar mejor y contribuir a que logremos la misión, no de cualquier manera, sino con una gran base ética en la forma en la que lo hagamos.

En primer lugar, hay que dar a conocer su contenido. También sus implicaciones y alcance a todas las personas y grupos de interés. Hay que trasladar también cómo se pueden comunicar las incidencias si las normas no se cumplen o se detectan conductas contrarias a las propuestas. Y por supuesto, siempre se podrá revisar y cambiar y mejorar cuando se crea necesario. En nuestro caso, el Patronato de la Fundación es el órgano que lo ha aprobado y quien podría introducir estos cambios o mejoras que plantearíamos desde la organización o desde la Unidad de Cumplimiento.

¿Cada empresa, cada sector debe tener sus propios principios o las singularidades de cada empresa suscitan códigos personalizados?

Un código ético no puede ser un corta y pega. Cada empresa u organización es única y tendrá la necesidad de dotarse de una particular forma de funcionar. Lo que sí es cierto es que hay partes de ese código, que puede beber de fuentes comunes. Como las de otras organizaciones con las que se comparte un sector. Bien por trabajar por la inclusión de personas con discapacidad o por la peculiaridad de la actividad empresarial que se desarrolla.  En nuestro caso, de cara a su implantación, se ha hecho especial hincapié en que nuestro código sea entendible por todas las personas. Es por ello que, además del Código Ético estándar, se ha procedido al desarrollo de una versión del mismo redactada en lectura fácil, lo que facilitará su transmisión y entendimiento por todas las personas.

¿Cómo es el funcionamiento y cómo se justifica, en este sentido, los canales de denuncia?

En el caso de Lantegi Batuak, hemos articulado un canal de comunicación de incidencias denominado Kanalan. Desde éste se gestionan las eventuales denuncias, incidencias y consultas en coordinación con las áreas y unidades responsables de la organización. No es el único canal. Cualquier persona puede informar de un comportamiento contrario a la ley o a las normas del código ético. También de manera directa a sus responsables directos o por los canales habituales de comunicación en la organización. Kanalan sirve para reforzar ese canal de comunicación de incidencias. Y, en todo caso, para poder canalizar de una forma organizada las mismas, y facilitar su tramitación y respuesta a las personas que comunican dichas incidencias.

Finalmente, ¿Cómo influye y cómo repercute en la empresa la implantación y funcionamiento de los códigos éticos?

Todavía tenemos una experiencia limitada en los efectos. Pero de momento podemos decir que, el haber construido de un modo participativo el código ético desde dentro, ha posibilitado una mejor legitimación de todo su contenido. Ha sido vivido por los profesionales como una herramienta más para poder trabajar en la misión. En el trabajo  que hacemos día a día, de una manera más ética si cabe. En el futuro, lo que esperamos es que ayude a mejorar nuestro trabajo, sin duda.

Deja un comentario